Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

¿Conclusión? Aún pasará este año y tal vez el próximo, antes que tengamos la feliz noticia de que la variante San Francisco – Mocoa ya tiene presupuesto y asignación del contrato para su culminación, etapa que podría tardar otro gobierno más.

El Director Nacional de Invías, Juan Esteban Gil, aseguró que la estructuración del Documento Conpes para la financiación de las obras restantes que permitirán culminar la variante San Francisco- Mocoa, ya está lista y se ha cumplido con su socialización entre el Ministerio del Transporte, Planeación, la Vicepresidencia de la República y el Ministerio de Hacienda.

El alto funcionario presidió una reunión en el municipio de Sibundoy, Alto Putumayo, donde se dieron cita los representantes de las cámaras de comercio de Pasto y Putumayo, autoridades del orden regional y nacional, los grupos de veeduría que han venido siguiendo de cerca la construcción de la obra, diputados, alcaldes, concejales, líderes comunitarios y sociedad en general, todos interesados en conocer los anuncios del titular del Invías.

El comité veedor, liderado por los titulares de las cámaras de comercio de ambos departamentos, participó previamente en un recorrido a lo largo de los 7.5 kilómetros abiertos por el frente San Francisco, para constatar la actual realidad de la obra que entró en abandono tras la decisión del gobierno anterior de no asignarle presupuesto para la siguiente vigencia, a seis meses de culminar su período.

Dicho trayecto, al igual que el correspondiente al otro frente que inicia desde la capital putumayense, acusan hoy el deterioro producido por las inclemencias climáticas y la voracidad de la selva putumayense, la cual ya está causando  daños que podrían ser estructurales con el transcurrir del tiempo, si no se reinician pronto los trabajos.

Los anuncios del Invías

El vocero del Invías explicó a los asistentes a la reunión, que ante la serie de inconvenientes relacionados con la inestabilidad de los taludes intervenidos en los 7.5 kilómetros abiertos en el frente San Francisco, hizo que fuera necesario incurrir en un gasto mayor en la obra, toda vez que obligó a asegurar las faldas de las montañas con una pl compuesta por hierro, acero y concreto, lo que agotó los 560 mil millones apropiados al proyecto en 2010, cantidad que entonces se consideró suficiente para ejecutar la totalidad de la variante.

Tampoco, según su relato, estuvo dentro de los estudios con los que se estructuró el contrato, la advertencia de que con el diseño inicial no se podría garantizar la protección de la cuenca alta del río Mocoa, que está bajo protección de la autoridad ambiental, situación que demandó el rediseño del proyecto, tanto estructural, como presupuestalmente.

Gil anunció que se decidió construir sobre la reserva un tramo lineal, conservando los dos frentes de trabajo, que se encontrarán en un punto intermedio. La mayoría de su extensión, estará compuesta por túneles y viaductos, con el fin de minimizar en alto grado el impacto sobre el área protegida. Su velocidad de diseño pasará de 40 a 60 kms. por hora y el radio de curvatura que estaba en 40 metros pasará a 113 metros. De dos kilómetros de puentes elevados inicialmente estimados, tendrá 15 kilómetros y casi tres kilómetros bajo tierra.

Así mismo, el costo de la obra pasará de 560 mil millones de pesos apropiados en 2010, a 1.8 billones. La fase uno, consistente en la apertura de la vía costará 1.2 billones y la segunda, correspondiente a la pavimentación y obras complementarias, 600 mil millones.

¿Y los recursos?

Si bien ya se cuenta con el Documento Conpes, el Invías aclaró que aún faltan pasos importantes para poder anunciar la apropiación de los recursos. Una vez consensuado el documento ante las instancias gubernamentales y ambientales, el Ministerio de Hacienda deberá hacer el trámite que se requiere para la aprobación del aval fiscal, en el que se especificarán las cuantías que se invertirán año a año hasta culminar el proyecto.

Gil declaró que su entidad ha cumplido con la obligación que tenía de estructurar el instrumento en cuestión en todos sus componentes legales y presentarlo ante el consenso de las entidades de Gobierno.

Indicó que cuando Hacienda logre la aprobación del aval, serán asignados los recursos, después de lo cual se procederá a convocar la licitación que tomará los tiempos que demandan las normas, lapso que se calcula en meses.

Todos unidos

El director del Invías convocó a los congresistas de Narño y Putumayo, así como de las otras regiones que se verán beneficiadas con la obra, a que trabajen unidos con las fuerzas vivas de sus departamentos, para que el país sienta que la obra tiene dolientes y que cuenta con una clase parlamentaria fuerte, que está vigilante sobre el proceso que se está cumpliendo.

Cabe anotar que mientras avanza la etapa de aprobación del aval fiscal. Se avanzará con la culminación de la modificación de la licencia ambiental que está en poco más del 80%. Su radicación está prevista para el próximo mes de noviembre ante el Ministerio del Medio Ambiente, para luego presentarla a la ANLA, para que una vez reciba el visto bueno, se proceda a la sustracción del área de reserva a intervenir y el levantamiento de la veda, previa aprobación de la modificación de la licencia ambiental. Todo esto requerirá estudios complementarios.