Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, dejó sin piso una alarma que empezó a hacer carrera a través de mensajes por Whatsaap, entre los habitantes de la capital nariñense, que daba cuenta de una supuesta contaminación simultánea en varias empresas del sector cárnico no sólo de Pasto sino de otras

En horas, la infundada noticia empezó a regarse por toda la ciudad, obligando a la pronta reacción tanto de los directamente afectados, como del Invima en su calidad de autoridad sanitaria.

Hasta ayer, se desconocía qué personas y con qué intereses se habían dado a la tarea de afectar el buen nombre de las empresas atacadas con el rumor y de sus fundadores y propietarios, caso éste que se ha presentado ayer en otras capitales colombianas.

Una de ellas es Carnes del Sebastián, que acumula una importante trayectoria en el sector cárnico de la capital de Nariño. Su representante legal, el empresario Jorge Mario Salazar, le hizo conocer a la Presidencia Ejecutiva de la Cámara de Comercio el contenido de una carta que el hombre de negocios recibió como respuesta del Invima ante la cual se había elevado una consulta sobre el conocimiento o información que el organismo pudiera tener sobre la supuesta alarma atribuida al instituto.

Los otros establecimientos perjudicados con la falsa especie son Cerdos Cali y Embutidos La Española.

Responde el Invima

Con la rúbrica de José Antonio Chaves Yela, coordinador del grupo de apoyo a Nariño de la Dirección de Operaciones Sanitarias de Invima, el funcionario manifiesta que de acuerdo con la misionalidad y funciones operativas y administrativas establecidas en esta entidad y después de cotejar con la información divulgada con las alertas oficiales de la institución a través de su página oficial www.invima.gov.co, “NO se encuentran alertas sanitarias que relacione al establecimiento Las Carnes del Sebastián con positividad a la presencia del microorganismo Listenia monocytogenes en los derivados cárnicos que el establecimiento fabrica y comercializa.

Indica luego que el canal de comunicación de las alertas sanitarias se realiza en la página oficial del Invima, la que cualquier ciudadano colombiano o extranjero puede consultar.

En ella se puede leer un categórico “mentìs” a los difamadores de oficio, que al parecer echaron a rodar esta falsa alerta con el interés de que el mensaje se difunda masivamente a modo de cadena, fenómeno que se resiste a desaparecer luego de la cantidad de mensajes falsos y promesas milagrosas para quienes los difundieran a sus contactos.

Rechazo a versión

Por su parte, la Cámara de Comercio de Pasto, a través de su vocero, Arturo Fidel Díaz Terán, expresó su “rechazo a este tipo de prácticas condenables, con las cuales se pretende provocar la afectación de la imagen comercial de las empresas, cuyos propietarios y fundadores han tenido que pasar y vencer muchos obstáculos y situaciones de crisis, para estar en el sitial en el que se encuentran, siendo hoy referentes de emprendimiento”.

El directivo invitó a todos los ciudadanos nariñenses a no dar crédito inmediato a este tipo de informaciones, que se despliegan con rapidez inusitada, sometiendo a los afectados a un grave riesgo para su economía, a cerciorarse primero consultando los canales oficiales de comunicación de la autoridad competente, en este caso el Invima.