Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

El  Comité de Veeduría de la variante San Francisco-Mocoa, interpretando el sentir del suroccidente colombiano, pidió al Gobierno un trato equitativo representado en proyectos viales de prioridad nacional, que haga honor al slogan promocionado junto con el Plan Nacional de Desarrollo, “Un pacto por Colombia, un pacto por la equidad”.

El organismo, compuesto por las cámaras de comercio de Pasto y Putumayo, la Asociación de Ingenieros Nariñenses y un grupo de líderes locales, dirigió un comunicado al presidente Iván Duque Márquez, a la ministra del Transporte, al Director de Invías y a la dirigencia política de Nariño, Cauca, Huila y Caquetá.

Estas cuatro regiones están vivamente interesadas en la ejecución de la variante San Francisco-Mocoa y la doble calzada Chachagui-Santander de Quilichao.

En el documento, le recuerdan al primer mandatario su compromiso asumido en su campaña a la Presidencia, de hacer posible el reinicio de trabajos en la abandonada variante desde un año antes de finalizar el Gobierno Santos, que había invertido una partida de 450 mil millones de pesos con los que se abrieron 17.5 kilómetros en dos frentes de trabajo y se aseguraron taludes con placas de concreto sostenidas con barras de hierro y acero para evitar derrumbes sobre la vía.

Conpes para ambas vías

El Comité plantea al primer mandatario que en vista de que su administración decidió dejar por fuera del PND tanto la variante como la doble calzada Chachaguí-Santander de Quilichao, garantice la cristalización de estos proyectos a través de un Documento Conpes en el que se aseguren los recursos necesarios en vigencias futuras y/o mediante la financiación con inversión extranjera.

Otra alternativa que expuso al Gobierno se relaciona con la eventual vinculación de Colombia a la estrategia inversionista de China en las Américas para ejecutar diversos proyectos de infraestructura, denominada “Ruta de la Seda”, a la que ya se han adherido varios países centroamericanos y suramericanos.

Entre tanto, para evitar que se produzca un detrimento patrimonial total, de los recursos hasta ahora invertidos en la vía, por cuenta del abandono a merced de la selva putumayense en que se encuentra la variante, los veedores proponen al Presidente que ordene la reanudación de las obras, con base en los cálculos presupuestales que ya están elaborados por el Invías, hasta tanto se define la estrategia del financiamiento definitivo.

Mensaje a la mintransporte

“Valoramos y destacamos el profundo conocimiento de la competitividad que atesora la Ministra del Transporte, Ana María Orozco, quien con sensibilidad social, tras la tragedia de Rosas (Cauca), comprendió la manifiesta urgencia de construir la doble calzada Chachagui-Santander de Quilichao, para evitar nuevos sucesos como el que deplora el país”, le expresan a la funcionaria.

“Por esta razón –añade el comunicado- estamos seguros de que esta obra tiene en la Ministra una doliente con suficiente conocimiento de su valor para el país, toda vez que será la troncal que contribuirá al fortalecimiento del comercio de Colombia con el sur del continente y traerá progreso y desarrollo social especialmente para Nariño y Cauca”.

Y a los congresistas de Nariño y Putumayo y a sus pares de Huila y Caquetá, les hacen “un llamado ferviente para trabajar unidos, a fin de lograr las soluciones financieras y estudios técnicos que estos dos proyectos requieren”.