Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail


La bancada parlamentaria se reunirá la próxima semana en Bogotá, para estudiar el tema de conectividad de Nariño, se acordó en foro de Cámara de Comercio de Pasto.

La variante San Francisco-Mocoa, hasta la fecha desechada en los planes de inversión prioritaria del Gobierno nacional en el marco del Plan Nacional de Desarrollo, tiene ahora una luz de esperanza en los avances que se logren durante la reunión de la bancada política de Nariño, en la que se definirán aspectos importantes relacionados con la conectividad regional y la vía en mención.

La obra, que está avanzada en sus primeros 17.5 kilómetros, se encuentra sin recursos desde que el gobierno de Juan Manuel Santos la dejó desfinanciada, a un año de terminar su segundo mandato. Y cuando se creía que el presidente Duque cumpliría su palabra de asignar importantes recursos para reactivar los trabajos, la dejó fuera del PND.

Al pasar a primer nivel de prioridad, significa que el proyecto debe ser objeto de la inversión estatal para asegurar su culminación con especificaciones de troncal vial. Se requiere recursos por el orden de 1.8 billones de pesos.

Si en definitiva no se lograra su inclusión entre las iniciativas prioritarias, el futuro de la obra será sombrío.

Como era de esperarse, en el desarrollo del foro, el asunto de la abandonada obra vial, hoy a merced de los estragos que le esté causando la selva putumayense, fue un tema gravitante entre los asistentes al evento que colmó las instalaciones del Centro de Convenciones de la Cámara de Comercio de Pasto.

Por momentos los ánimos subieron de tono, cuando voces del público se mostraban en desacuerdo con algún planteamiento de los foristas invitados.

Cumplieron ese papel Rafael Puyana Martínez, subdirector del Departamento Administrativo del DNP, Camilo Lloreda, gerente de la División Administrativa y Planificación –RAP Pacífico y Gilberto Betancurt, representante a la Cámara por Nariño y miembro de la Comisión Tercera, órgano que tiene entre sus funciones estudiar el Plan Nacional de Desarrollo y emitir sus conceptos.

El grupo fue moderado por el Director del Departamento de Planeación y Estudios Económicos de la entidad anfitriona del certamen.

Al evento asistió un grupo de seis parlamentarios de la región, quienes hicieron uso de la palabra para informarles a los asistentes cuál es el papel cumplido por la bancada parlamentaria nariñense, en procura de lograr la mejor participación nariñense en el plan de desarrollo, el cual causa por ahora más sinsabores que satisfacciones a los habitantes de Nariño.

La expresión dicha por el gerente de la RAP Pacífico, Camilo Lloreda, quien manifestó que es hora ya de que desechemos la manida frase que señala la existencia de una “deuda histórica” del Estado con Nariño, cuando en su concepto es más la deuda que tenemos como nariñenses con nuestra región, por la que no hemos hecho todo lo que pudimos haber hecho para posicionar a nuestro departamento en una mejor posición social y económica, causó escozores entre quienes intervinieron para ratificar que Colombia sí tiene una gran deuda con Nariño, por el olvido y la discriminación a que lo ha sometido.

“Es obra prioritaria”

Si bien el director de la RAP Pacífico considera la variante San Francisco –Mocoa como prioritaria, también le da ese calificativo a la continuación de la construcción del tramo de 23 kilómetros, que el Gobierno de Iván Duque incluyó en el PND, junto con las obras de remodelación y ampliación del terminal aéreo de Tumaco.

El funcionario indicó que esa obra tendrá el enorme beneficio primero, de cumplir con un acuerdo binacional celebrado con Ecuador hace varios años, para construir sus respectivos planos de la vía que comunicará al puerto de Tumaco, con las ciudades portuarias de Esmeraldas y Manta.

Ello, según Lloreda, propiciará un generoso volumen de nuevos intercambios comerciales que se reflejarán en mayores fuentes de empleo para el sur del país.

La obra tiene una asignación de 70 mil millones de pesos y debe guardar las mismas especificaciones del tramo que construyó hace rato Ecuador.