Facebooktwittergoogle_plusredditlinkedinmail

En la respuesta oficial, recibida a dos derechos de petición elevados por la Cámara de Comercio de Pasto al Departamento Nacional de Planeación y al Invías, en enero y febrero pasado, queda enmarcada una enorme decepción especialmente para los nariñenses, que ven aplazada, indefinidamente y tal vez por muchos años, una fundamental obra para el progreso regional.
En el oficio de respuesta firmado por Carlos Alberto García Montes, director general del Instituto Nacional de Vías, señala que para la elaboración del anteproyecto de cada una de las vigencias, el Ministerio de Hacienda y Crédito Publico envía a todas las entidades una circular externa en la que se establecen los parámetros para la elaboración del presupuesto.
Es en el párrafo tercero de la comunicación que nos damos cuenta que la obra de Nariño y Putumayo ha quedado irremediablemente fuera de la repartición nacional para obras viales.
El Ministerio instruye que “los recursos que dispone la nación, deben destinarse con prioridad a los proyectos que cuentan con vigencias futuras que amparen los contratos en ejecución para la anualidad indicada y que cuenten con créditos firmados, requisitos que exactamente no cumple la variante San Francisco-Mocoa, el cual solo contó con vigencias futuras hasta el año 2016”.
La primera asignación fue de 401.550 millones de pesos, más costos de interventoría por valor de 28.160 millones para un gran total de inversión inicial de 429.710 millones en los sectores 1 de San Francisco y 4 y 5 de Mocoa.
La única futura inversión que el Invías prevé en la nueva vía San Francisco Francisco Mocoa es de 14.020 millones con el fin de terminar las obras del puente número 6, el cual tiene un avance del 85%, en comparación de los restantes 9 puentes que ya están en un 100%. En adelante, la tarea será conseguir que se asegure la totalidad de la inversión faltante, calculada a precios de hoy en 1,8 billones de pesos.
La Cámara de Comercio de Pasto, lamenta que no se hayan cumplido a cabalidad los compromisos asumidos por el gobierno para financiar completamente esta vía de gran importancia no solo para Nariño y Putumayo, sino para el suroccidente del país. Será necesario que nariñenses y putumayenses junto con las instituciones públicas y el liderazgo político, aúnen esfuerzos para en un futuro próximo lograr llamar la atención sobre esta obra.

ARTURO FIDEL DIAZ TERAN
Presidente Ejecutivo